lunes, 17 de abril de 2017

La Ginecologia hoy: Un articulo del doctor Antonio de Jesús Cassó Garcia para Cotui Digital



Ya podemos diagnosticar retardo del crecimiento intrauterino , malformaciones congénitas, anemia intrautero, insuficiencia placentaria, sufrimiento fetal agudo, cantidad de líquido amniótico, mola hidatidiforme, circulares del cordón, de manera precisa mediante la medición Doppler Fetal y el perfil biofísico sin tensión , cosas que parecían imposible hace unos años están a nuestro alcance



Por  DR.  ANTONIO DE JESUS CASSO GARCIA
GINECO OBSTETRA


Llegar a lo que somos hoy, no ocurrió por azar de la vida, ni por generación espontánea, ni por buenos deseos.  Ha sido el fruto de miles de millones de horas de investigación, de inversión en recursos, sacrificio de hombres y mujeres, muchos de ellos anónimos y por encima de todo eso, la voluntad de Dios.


Pero, la observación del hombre frente a las necesidades diaria ha sido determinante para tan importante avance, y debemos validar el aporte de la arbolarias y la medicina tradicional las cuales han jugado un rol importante a las respuestas de la salud femenina.
Decir que ya en nuestro país se están empleando técnicas robóticas quirúrgicas, suena como a ciencia ficción o quimera pero no, es una realidad, nuestro país cuenta ya, con importantes médicos egresados del extranjero y formados en el país, con capacidad suficiente para resolver los problemas de la mujer dominicana. Y aunque a manera de demostración ya se están realizando las primeras cirugías intrauterina en suelo Dominicano.
Que decir de la ingeniería genética aplicada a la biología de la reproducción, el manejo de las neoplasias,  los avances en inmunología, control de la fertilidad con dosis mínimas de hormonas que no ponen en riesgo a la usuaria.
Es innegable la reducción anual del cáncer en la mujer dominicana, al margen de los sub-registros,  aun así los médicos tenemos grandes retos para mejorar la salud femenina. Lo que pone en evidencia más precisión en el diagnóstico. Pero a pesar de toda la aparatología moderna lo que nunca  deja de tener importante vigencia es la historia clínica.
Por encima de los desaciertos presupuestarios en el sector salud, que incluye desvío de fondos, sobrevaluación de obras, programas medianamente realizados, sub-registros estadísticos, poca inversión en la medicina preventiva y una pobre cobertura de la seguridad social el avance en la ginecología y obstetricia es tangible y evidente.
Gracias a las recomendaciones de la OMS de implementar la descentralización de centro público de atención, en clínicas rurales, centro de atención primaria, sub centro, etc .
Ya en casi toda la geografía de la República Dominicana se están realizando pruebas de Papanicolaou, y como consecuencia de esto vemos la reducción del cáncer cérvico uterino, igualmente el adiestramiento de los médicos egresados en el uso del colposcopio, el asa diatérmica,   la  laparoscopia, el histeroscopio,  sin negar la ayuda que han sido las técnicas de hibridación molecular en la detección del virus del papiloma humano y la precisión para determinar la cepa del virus que produce la lesión.
Ya podemos diagnosticar retardo del crecimiento intrauterino , malformaciones congénitas, anemia intrautero, insuficiencia placentaria, sufrimiento fetal agudo, cantidad de líquido amniótico, mola hidatidiforme, circulares del cordón, de manera precisa mediante la medición Doppler Fetal y el perfil biofísico sin tensión , cosas que parecían imposible hace unos años están a nuestro alcance.
Nuestros especialistas en ginecología egresan con la capacidad  de reparar las alteraciones de la estática-abdomino-pélvica-genital, ocasionada por los partos y/o la edad, corrigiendo de manera efectiva las incontinencias urinarias, insuficiencia perineal, favoreciendo así la sexualidad y un problema social a las pacientes que acuden por ayuda al servicio  de ginecología.

El estudio bacteriológico nos ha ayudado de manera importante a determinar los patógenos causales del tracto genital bajo mediante los cultivos y antibiograma.  Así como los marcadores tumorales para detectar oportunamente las neoplasias de mama y ovario.
Ha sido de importante ayuda el soporte que recibe el ginecólogo con los estudios anatómo patológico e histoquímico.

Desde hace un tiempo ya es posible, mediante la Densitometría Ósea, determinar las pacientes que padecen de osteoporosis y/o calcitopenia, previniendo fracturas  óseas.
Es notable la mejoría en técnicas anestesicas tal como el bloqueo epidural para el parto sin dolor, así como maquinas anestésicas con sensores capaces de medir gases arteriales en la millonésima parte con una precisión meridiana complementado con el monitoreo de signos vitales.
Sobre rayamos la utilidad ofrecida por los rayos X, en la mamografía, igualmente la tomografía axial computarizada y la resonancia magnética, exponiendo áreas imposible de observar a simple vista o con la más alta técnica de la anamnesis.
El estudio del tiroides en todas sus variantes (clínica, perfil tiroideo, ecografía, gammagrafía) nos coloca a la vanguardia siempre trabajando en equipo con el endocrinólogo para el control del híper e hipotiroidismo.
Es cierto que la mujer a través de las promociones de salud ha tomado conciencia sobre las enfermedades de transmisión sexual, sobre todo luego del advenimiento del virus del sida.
A pesar de todo lo expuesto seguimos teniendo tasa de muerte materna y  fetal elevada, nuestro mayor número de embarazadas son adolescentes, y las carencias de medicamentos e insumos siguen siendo una constante  tan real como el sol que sale diariamente y para colmo de males la venta de medicamentos falsificados sin un régimen de consecuencia .
 En todo el mundo la salud y la educación cuesta,  si queremos servicio de salud de calidad dirigido a la población pobre que son los que mayor aporte hacen al fisco se debe aumentar el presupuesto de salud a un 5 %, tal y como se hizo en educación con el 4 %.


DR.  ANTONIO DE JESUS CASSO GARCIA
GINECO OBSTETRA

1 comentario:

Yoselin Dominguez dijo...

Excelente, bendiciones por siempre preocuparte porque tengan mejor calidad de vida los que menos pueden.